jueves, 4 de junio de 2020

Condena al Gobierno de Aragón


Enhorabuena a todos los sanitarios. El primer reconocimiento de los muchos que deberán llegar a los que han luchado por vocación, con generosidad y sin mirar el riesgo de subida.


Han estado meses sin abrazar a sus familias. Preocupados por salvar vidas con el material que tenían a mano. Algunos han tenido que decidir con todo dolor de corazón, a quien salvaban. No había respiradores ni UCIS para todos los enfermos. Esa decisión, durísima, los acompañará durante mucho tiempo.

Este premio deberá recordarnos cada día que su arrojo ha salvado vidas. También que debemos arropar a quienes han tenido que luchar Contra dos frentes: el virus y la mala gestión del gobierno o de la consejería del ramo.

Tras una etapa de estrés, llega un bajón emocional. No permitamos que los sanitarios se queden solos ante él. Ellos no han reblado, nosotros debemos estar a su lado.
  

Y el conjunto de los ciudadanos, como los sanitarios, no debemos quedarnos quietos ante tanta majadería y mentira que ayer, por ejemplo, escuchamos en sede parlamentaria.

¿Es gratuito mentir en este país?

¿Dónde está la oposición beligerante?

No estamos en tiempos de medias tintas, hay que sacar la rasmia o nos decepcionarán: unos por mentirosos y otros por consentir la mentira.

Afortunadamente, y esta es la gran noticia del día, nos quedan los juzgados como el de lo social de Teruel. Ha condenado al gobierno de Aragón por no proporcionar material de protección a los sanitarios durante la pandemia. Es una de las muchas condenas que irán saliendo.

El sindicato aragonés FASAMET, su protesta en los juzgados llegaba cansados ya de no recibir respuesta de los responsables del gobierno de Aragón. Más aún el presidente de esta comunidad, Javier Lamban, ante las peticiones de los sanitarios y su denuncia en los juzgados respondió: "que no pongan palos a la rueda".

Los días irán sacando a la luz toda la verdad de los hechos sucedidos en estos últimos meses. Quedan por responder muchas preguntas ¿por qué tanta imprevisión de las autoridades sanitarias? ¿por qué no se realizaron test a los sanitarios? ¿Existía el miedo a que hubiese demasiados contagiados entre el personal sanitario de los hospitales?

La consejera del gobierno de Aragón dimitió. Y van llegando los días en los que los valientes que denuncian irán viendo caer a aquellos que intentaron hacernos comulgar con ruedas de molino. Aquellos que cada día han herido nuestra inteligencia.
 
Todo no queda impune.