jueves, 21 de marzo de 2019

Amelia, pura vida


Fue un día de septiembre. En un teatro. Sobre un escenario. Allí subió, habló y nos enamoró. Un amor tan profundo surgió que, desde aquel instante, uno no puede separarse de quién es un ejemplo de vida.

Siempre quiso ser artista y siempre en su medida, lo fue. Ahora todavía con más fuerza.

Nació en una familia donde la cultura y la ciencia eran conversación diaria en la mesa. Donde la educación exquisita del abuelo y de sus padres se transmitió a las generaciones siguientes. Su abuelo mantenía correspondencia con  Einstein y eso no es cualquier correspondencia.


Ella, la más pizpireta de las seis niñas, quiso ir por libre. La libertad ha sido siempre su bandera.

Con esa libertad en vena, hizo oposiciones, fundó un negocio y a los 80 años se fue a un casting. Desde ese día no ha dejado de actuar en películas cortometrajes y obras de teatro. En la cómoda butaca de su salón o en la soleada cocina estudia, con ilusión, cada nuevo proyecto.

Se enfada cuando en el ensayo la palabra no fluye.

Cada mañana pasea hasta el estudio de radio para hacer su programa.

“La vida es como una taza de café, está en cómo la preparas, pero sobre todo está en cómo te la tomas”.

Un 21 de marzo nacía un ejemplo de mujer a seguir, Amelia Rius. Pura vida en sus 88 primaveras.


lunes, 11 de marzo de 2019

11 M, quince años


Cuando se sufre una circunstancia adversa te preguntas siempre ¿por qué? 

Cuando se sufre una enfermedad, un accidente de tráfico o un golpe fuerte  preguntamos ¿por qué?

Se ocupa, sin querer, parte de nuestro pensamiento con ese ¿por qué?

Imagínense que además no les explican claramente lo sucedido, que ustedes se preocupan en saber por qué ocurrió el accidente y no consiguen comprender los datos.

Esa confusión, es la que, desde hace 15 años, tienen en su mente las víctimas del 11 M.

Una de ellas, aragonesa, sigue pensando que todo está por descubrir.

Ana López, perdió a su marido en uno de los trenes, hoy afirma que “este atentado habrió una brecha en la sociedad que todavía hoy arrastramos".

Ana López, cada año nos muestra su misma visión de los hechos. Nunca ha cambiado su perspectiva a lo largo del tiempo. Leyó los 900 folios del sumario. Asistió a los juicios y sigue teniendo grandes dudas. Ella habla de “un atentado yihadista que, por la forma, le alberga enormes dudas. Las furgonetas, el explosivo, Leganés,". Siempre ha afirmado que "fue premeditado por las fechas". Las víctimas hablan, entre otras cuestiones, de la mala instrucción del juez del Olmo, de pruebas que no se investigaron, … de imprecisión.

Hoy, 15 años después, estamos con las mismas preguntas.

Eso si, las fotografías junto a las víctimas, no faltan en las principales ciudades de España.

Si nadie lo remedia dentro de cinco años el caso pasará a la historia ¿por qué?