lunes, 28 de enero de 2019

Limpiar el Ebro, una prioridad



Era un martes, 16 de noviembre, de 2010.

El lugar: la facultad de económicas de la Universidad de Zaragoza.

El título de la mesa redonda: ¿vamos a tragar el río todos los años?



En ella, dos expertos defendían la limpieza del río, dos se oponían a ella por su impacto medioambiental.




El tiempo es un gran testigo y juez. Ha demostrado varios hechos:



-La política de "no limpieza del Ebro" genera anegamientos cada año más importantes e innecesarios.



-Esta política medioambiental no mejora ni flora, ni fauna, al contrario.



-Son mayores los perjuicios que los beneficios y crea alarma y malestar difícil de conciliar.



A quien ha vivido de cerca hace 20, 30 o 40 años, la organización del trabajo de la Confederación Hidrográfica del Ebro, le duele ver el río, sus presas y pantanos en el estado actual.

Años atrás funcionarios de la CHE limpiaban orillas e instalaciones. Su conservación en perfecto estado contrasta con la desidia actual.

Hace décadas los ayuntamientos cedían la grava sobrante del río, a empresas constructoras que, incluso, pagaban por llevársela. Hoy, una política equivocada, prohíbe tareas ancestrales que mantenían a los ríos limpios, generaba trabajo y beneficios sin romper el equilibrio natural.

Este fin de semana, nuevamente, los campos se inundan innecesariamente. Son ya casi 10 años de aquella discusión de expertos y casi 16 de protesta de muchos alcaldes y vecinos con nula solución por parte del ministerio del ramo. Ministerio que dicta el "aseo" o no de los ríos en España.



Un añadido más, no solamente es el terreno agrícola, también poblaciones como Pina de Ebro miran al Ebro demasiado cerca. El año pasado un plan de evacuación para su población estuvo presente varias jornadas.



¿Por qué? ¿Quién se beneficia de este sin sentido?



Newton decía que "la naturaleza se complace con la simplicidad".

Podríamos añadir: "y con la lógica".




domingo, 20 de enero de 2019

Contigo pan y cebolla


En la vida como en el amor dicen que los opuestos se atraen. Es verdad que las grandes historias de amor están llenas de parejas con gustos dispares.



Cuando una relación comienza, seguramente el amor y las ganas de estar juntos, permiten superar cualquier desacuerdo. En los primeros tiempos de la relación se elaboran sin saberlo los llamados "códigos de entendimiento".



Cuando el tiempo va pasando, los que tienen gustos dispares, deberán poner más dosis de paciencia, y de entendimiento. Los problemas se suplirán mejor si el amor es sincero y desinteresado. Si solamente es amor.



En una pareja es muy importante la flexibilidad. Frases como "yo soy así no voy a cambiar" ponen muy difícil el futuro de los amantes.

En una relación de pareja hay dos frases que pueden adivinar una fractura: "no sé" o "yo soy así".



El amor puede con todo, mueve el mundo, supera gustos diferentes… Siempre que sea de verdad.



Parece que aquel amor del que presumían en mareas, confluencias o comunes, era de intereses. Ahora que el tiempo ha pasado, desgraciadamente, se cumple aquella teoría del psicólogo Bernabé Tierno: la pasión baja a los seis años de convivencia.



En Madrid Errejón, Carmena e Iglesias. En Zaragoza Santistebe y Puyalon.



"Sin ser lo que buscaba, terminaste siendo lo que necesito", dicen algunos enamorados. Hay historias en las que será todo lo contrario.



El "contigo pan y cebolla" solo funciona cuando el sentimiento es verdadero.

Editorial "La Vida en Aragón" 18-1-2019:

https://www.ivoox.com/18-01-2019-la-vida-aragon-audios-mp3_rf_31584102_1.html?autoplay=true