viernes, 27 de marzo de 2020

"Y seguimos adelante..."


 “Y seguimos adelante... y hay ratos malos, de frustración, de no poder trabajar como me gustaría y se me hacen cuesta arriba... pero seguimos adelante... y Elma querría hacer más de lo posible y le jode pero sigue adelante... y Javier está cabreado por las ganas de afilar la bayoneta y volver al frente, pero sigue adelante.... y Marta se desespera diciéndome que debo tocar y que no y con qué guantes y “zona limpia y sucia” pero sigue adelante... y Mapi vuelve a casa reventada, resetea y sigue adelante...y Vanesa se “arremanga” para darles a los enfermos todos los cuidados que merecen y sigue adelante... y Laura se machaca la cara después de llevar horas una mascarilla infame viendo enfermos y sigue adelante... y Silvia aguanta a decenas de personas como yo encorriendola pidiéndole de todo y sigue adelante... y Juan, Lorena, Marian, Raúl, Marta, Antonio, Pedro, Laura, Belén, Gonzalo, Patri... y TODOS, TODOS, TODOS SIGUEN ADELANTE!!!!
Un orgullo y un honor trabajar a vuestro lado!!! Impresionante trabajo Urgencias HUMS”

Son las palabras, escritas hoy, por Josema Abascal, médico de urgencias de un gran hospital aragonés. 
Se escriben en el mismo día en el que, el Juzgado numero 1 de lo Social de Zaragoza, ordena al Gobierno de Aragón,  entregar en 24 horas equipos de protección a los profesionales sanitarios. Los sindicatos médicos llevaran esta misma denuncia a los juzgados de Huesca y Teruel. 
Día en el que el presidente del Gobierno de Aragón se preocupa en reiterar el “paseo de los niños para desestresar a las familias”, en un estado de alarma en el que se nos ruega que nos quedemos en casa.
Jornada después de que los famosos test comprados en China se rechacen por no estar homologados. Momentos en los que todavía el presidente del Gobierno de España no ha reconocido su error al permitir que el país siguiese funcionando con normalidad, animando a la manifestación, dejando que las grandes concentraciones se produjesen en fechas, en las que ya se había avisado a empresas suministradoras de elementos sanitarios básicos, de que la pandemia estaba.

Y seguimos viviendo días en los que se hace una grosera utilización de la información.


Se reitera desde el gobierno de este país y desde algunos responsables autonómicos aquello de: “no es momento de buscar responsabilidades”. 
No lo es. Pero si, de no permitir que la nefasta gestión de esta crisis, deje a los sanitarios sin las armas básicas para combatir un virus que no debe ganarnos en esta guerra fría.

Parece que hay dos versiones de la misma realidad. 

Unos juegan con las palabras vacías, conjugan verbos en futuro, en condicional, y se permiten señalarnos con aquello de “no son tiempos de buscar responsabilidades”.
Otros se enfrentan cara a cara al enemigo con mascarillas cosidas por ciudadanos anónimos que sufren al pensar como un hospital no esta dotado con material básico; luchan por salvar las vidas de los afectados, por darles cariño, por llamar a las familias desesperadas al dejar a un padre o abuelo solo, en una sala de urgencias.

Y todavía hay quien no cree que el covid 19, avisó. 
Lo hizo en forma de mensajes de la OMS y su alerta mundial el 22 de enero de 2020, en la voz de tantos expertos que hicieron llegar la noticia. El virus se inició en China, llego a Italia…y en España parece que sus gestores no le dieron importancia.

Hoy son muchos los que ya se rebelan, los que llevan al juzgado a quien corresponde gestionar esta crisis sanitaria. 

¿Todavía puede haber quien defienda lo indefendible? ¿nadie reconocerá su error?

Los ciudadanos somos responsables, nos quedamos en casa, pensamos en nuestros padres a los que no podemos abrazar, en los amigos que están luchando contra el virus, en los profesionales que lo atajan…

Buscar soluciones es el objetivo en este momento. 

Una de ellas es no callar lo que se esta haciendo mal, para corregirlo.

En el día mundial del teatro, los que gobiernan podrían aplicar una máxima teatral: acción-reacción.

Las palabras de este médico de urgencias zaragozano, nos emocionan. Sus sentimientos, nos llenan de orgullo y de enfado al mismo tiempo por su impotencia.

“La verdad es lo que es y sigue siendo verdad, aunque se piense lo contrario”, decía Machado.


lunes, 23 de marzo de 2020

Nuestra responsabilidad


Al iniciar el camino la actitud ante el objetivo por alcanzar nos invade de optimismo.

Al pasar las horas, el cuerpo va notando el primer cansancio. Hay dias en los que el sendero se torna mas duro, parece que el repecho no nos dejará llegar a la meta.

Los peregrinos saben que hay “algo” que supera al cansancio, al dolor de las ampollas, a la falta de fuerza… Hay una energía que relanza los pies.

¿Dónde nace esa energía? ¿Dónde el combustible para continuar?

Santa Teresa hablaba del poder del amor, de la sonrisa de los que te acompañan en la vida y sobre todo del amor que uno mismo regala a los demás. Y ese es el elemento que aúpa a los seres humanos en los momentos más duras.

Estos dias de confinamiento son como un largo Camino a Santiago, Finisterre y Muxia. Hallamos etapas llanas, empinadas, soledad, compañía, sentido del humor y enfados, sin dejar de caminar.

En esta situación excepcional tenemos por delante tres semanas mas para conocernos, ser generosos, reír, llorar, acompañar y que nos acompañen.


Buscar, tal vez, el compromiso con los que están luchando contra el covid19 en primera línea será un revulsivo. 

Tambien, ahora que tenemos tiempo, realizar un sencillo ejercicio nos ayudará a no dejar en el olvido a todos aquellos que están sufriendo esta crisis sanitaria en primera persona.

Podemos tomar un cuaderno y un lápiz e ir anotando todos aquellos detalles en positivo y negativo de la gestión que el Gobierno de España está realizando en esta situación excepcional. Podemos anotar cuanto tiempo se pierde en cada discurso en duplicar “os-as” innecesariamente, en decir compatriotas en vez de españoles, en cuanto se utiliza el presente o el futuro de los verbos… nos son detalles baladíes.
En estos dias en los que hemos ralentizado nuestra vida no hay excusa para la reflexión profunda. ¿Donde están las mascarillas? ¿la previsión ante el ejemplo de China o Italia? ¿las advertencias de la UE?

Los ciudadanos tenemos la responsabilidad de quedarnos en casa, de apoyar a nuestro sistema de salud, a los que se están jugando la vida por nosotros, de llevar mas cariño que nunca a los mayores que han construido este país…

Una de nuestros tributos también, por todos ellos, será el de dejar aflorar el espíritu crítico. Nuestra obligación pasa por buscar la verdad de cada paso que se ha dado. Habrá que ir más alla  de la incoherente verdad que nos venden en ruedas de prensa con preguntas "cómodas", filtrando a médios "incómodos".

lunes, 16 de marzo de 2020

Mascarillas que son vida


El Centro de Salud de Mas de las Matas, provincia de Teruel, no tenía mascarillas este pasado fin de semana. Sus médicos solicitaban a sus pacientes ayuda para conseguirlas. Es un elemento de asepsia que no tienen los facultativos y el personal sanitario.
"En pocas horas cincuenta mascarillas habían llegado a estas consultas" afirmaba la doctora M Pilar Borraz. Los vecinos no lo pensaron ni un segundo, sus médicos son fundamentales para salir de esta crisis sanitaria.
Ejemplo que emociona el de los habitantes del maestrazgo turolense y el de su personal sanitario.


Como también nos hace reflexionar el de los facultativos, enfermeras, celadores, conductores de ambulancia, personal de limpieza, que carentes de este elemento básico en Hospitales como el Miguel Servet o el Clínico, piden a los más cercanos les fabriquen mascarillas con sábanas.

El otro lado de la moneda, es la imagen de cuatro ministros erguidos, alguno con la prepotencia como lema de comunicación, instando a la colaboración a base de multas.

Este país es grande y esta dando ejemplo de ello.
Quedarse en casa como corresponde a una crisis de este tamaño, aplaudir desde los balcones a los sanitarios, llevar mascarillas, guantes, a los hospitales que lo necesitan, dejar las salas de urgencias para los que de verdad lo necesitan, …

Somo un gran país, pero aquellos que están gobernando este momento histórico ¿podrán dormir con la conciencia tranquila?

No es el momento, pasada la pandemia, llegará la hora de preguntarles, sin anestesia, porque hicieron caso omiso a las recomendaciones de la Unión Europea de no celebrar  manifestaciones multitudinarias el 8 M.

Curioso que pasada esa fecha ya todo comenzó a ser mas grave para el ministerio del ramo. Un ministerio que negó lo que hoy ocurre.

¿Dónde están las mascarillas y los guantes para los médicos? ¿la previsión se hizo? ¿todo hay que hacerlo a golpe de decreto y restricción?

Llegará el momento de juzgar los primeros días de la pandemia en España. 
Hoy lo importante es seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, quedarnos en casa, aunque nos duela como a la “niña Bea”. Y sobre todo construir una cadena para que guantes, mascarillas, lleguen a los hospitales y centros de salud donde los sanitarios tienen en sus manos el poder de acabar con el corona virus.

Cada uno de nosotros seguro halla la manera de ser una pieza de esa cadena que dará salud a todos.