miércoles, 4 de diciembre de 2019

Juan Antonio Abascal premio Mejor Medico Europeo en Medicina Preventiva




Salía de una hermosa sala donde había saludado a sus prestigiosos amigos. 
Antes de marchar paso a la antesala donde los premiados esperaban su turno. 
Se dirigió al director de una importante aseguradora. Con gran sonrisa charlaron y con un apretón de manos sellaron el acuerdo. Cientos de pequeños neceseres de primeros auxilios, acababan de ser donados, con destino a uno de los países más pobres de África.



Esta fue la primera imagen de un medico, un compañero de radio que hoy ha recibido un gran reconocimiento. Ha sido en Paris y el galardón: Mejor Medico europeo en la especialidad de medicina preventiva.

El Doctor Juan Antonio Abascal Ruiz estaba acompañado por la doctora M Pilar Sanchez de la Iglesia, excelente profesional y compañera vital en retos y méritos.


Tres décadas de trabajo en la medicina preventiva que, en este 2019, se han visto recompensadas con el premio Siglo XXI al mejor medico de su especialidad en España y con el recibido esta misma tarde cerca de la Torre Eiffel.


Un galeno con origen en Valderrobres y con cuarta generación de profesionales de la medicina en su familia en Hospitales de Zaragoza y Madrid.



Entre sus multiples capacidades, Abascal tiene la de comunicar. Su espíritu aventurero le llevo a embarcarse en el camino de la divulgación radiofónica en el programa La Vida en Aragón. Gracias a su enorme generosidad, desde hace cuatro temporadas,  cada semana con una enorme sonrisa hemos conocido “males y remedios” con su particular sentido del humor.


Enhorabuena a este aragonés que en su juventud recibió una de las primeras becas que el Instituto Pasteur, también en Paris concedía a médicos españoles.

Enhorabuena por haber trabajado para la OMS en África en beneficio de tantos. 


Enhorabuena por un premio que reconoce su valía profesional y en la que también reluce un corazón  enorme que lleva, secretamente, más allá de su consulta.


miércoles, 27 de noviembre de 2019

"Oye guapa"



Dependiendo de la entonación, donde ponemos la coma,  el entorno  o el  contexto donde se pronuncian estas dos sencillas palabras, pueden sonar a frase positiva y agradable. Pero si ustedes lo escuchan en el salón de plenos de un ayuntamiento, con un registro y entonación despectivos e incluso con pincelada prepotente, la cosa no pinta bien.

Esas palabras han sido lanzadas esta mañana en el consistorio zaragozano. La garganta de la que han salido las mismas, ha sido la del concejal Fernando Rivarés, a la sazón perteneciente a una agrupación política que presume de defensa de las mujeres. Que tiene a gala utilizar lenguaje inclusivo. Una forma de “conjugar” que en la mayoría de los discursos aburre con sus todos y todas, compañeros Y compañeras, concejales y concejalas… Expresiones que chocan con la Real Academia de la Lengua.


Así son, algunos representantes, de agrupaciones políticas como Podemos: mucho prometer hasta que llega un pleno complicado y el concejal Rivarés se disgusta. Se molesta el edil cuando se le recuerda la nefasta gestión económica realizada por su consejería en el gobierno anterior. Ahí sus vísceras llevan hasta su garganta el enfado, sus cuerdas vocales, guiadas por su cerebro, emiten el "oye guapa" hacia la consejera del Partido Popular, María Navarro.

¿Dónde está aquí el respeto a las mujeres? ¿Volveremos a preguntarnos si hay mujeres de primera y de segunda? Las de primera evidentemente, son las mujeres de izquierda, con ellas ninguna broma pues denuncian. Ahora, con las de derechas, todo vale.


Hay que parar ya y plantarse ante tanta tontería.
"La injusticia mayor viene, en ocasiones, de los que presumen de justos".

Dime de lo que presumes…
Y no es la primera ocasión.

"El futuro está oculto detrás de los hombres que lo hacen".
Ojalá la claridad predomine en ellos y no solamente la fachada.
Caminar con firmeza sin egocentrismo es la única manera de avanzar.

Puedes escuchar el editorial en este enlace. Es La Vida en Aragón, esRadio Aragón: https://www.ivoox.com/vida-aragon-27-noviembre-2019-audios-mp3_rf_44839057_1.html

martes, 12 de noviembre de 2019

Pilar, médico en Aguaviva


Se llama Pilar, trabaja y vive en Aguaviva, Teruel.

Estudió la misma profesión que su padre.

Quería, como él, conversar, dar apoyo y salud a los vecinos de los pueblos más pequeños de su provincia.

Estudió duro. Consiguió destino en el Bajo Aragón. Aprobó la oposición definitiva y decidió no dejar solos a sus vecinos de siempre. Pidió quedarse en el mismo pueblo en el que llevaba trabajando un tiempo.

El caso de Pilar, médico rural en Aguaviva y cuatro pueblos más, no es el único. Son muchísimos los galenos que vocacionalmente trabajan en los rincones más apartados.


La mayoría trabajan poniendo su propio coche para los desplazamientos. Pilar hace más de 500 km cada semana para recorrer las pequeñas localidades que tiene a su cargo.

En ocasiones no tiene Internet porque la banda ancha no llega a su comarca. Tampoco siempre hay quien les cubra las urgencias, son ellos mismos los que atienden sin horario a los enfermos.

Pilar es feliz. Ha elegido su destino. No quiere trabajar en la ciudad.

¿Qué recibe a cambio uno de estos profesionales por amar tanto a su vocación ? El inmenso cariño de sus vecinos les basta.  Tal vez un  poquito de apoyo de instancias mayores también les satisfaría.

Ellos, los que están manteniendo el territorio, necesitan apoyo, ánimo y alguna palmadita de ánimo para continuar el camino.

En Aragón, en Teruel concretamente, el 30 % de las oficinas bancarias del bajo Aragón histórico y el 80 % en otros puntos de esta provincia, han cerrado.

Esperemos que los médicos no sean los siguientes.

Lo más sencillo sería recorrer de verdad Aragon, escuchar y ocuparse.

Ocuparse no preocuparse. Ese es el secreto.

Siempre la mejor medicina, la del amor será, la que nos cure de todo mal. Suministrada siempre por aquellos que aman y viven su profesión desde la ambición del corazón.