lunes, 23 de julio de 2018

Gente comprometida


El mundo no necesita más comida, necesita más gente comprometida. Es el grito que en 2017 y durante casi 60 años, ha lanzado Manos Unidas al mundo. Una fórmula de trabajo que funciona, que da resultados extraordinarios, que ofrece futuro.

Nuestra mente estos días se llena de imágenes de inmigrantes que llegan exhaustos, otros no llegan. ¿Quién incita a estas personas a subir a un bote y lanzarse a una aventura sin retorno? Es un negocio, el de la inmigración ilegal, que ¿a quién interesa?

Hace unos años en Kenia, sentía el dolor de aquellos que se resistían a  abandonar su tierra. Nadie quiere coger una patera y dejar a su familia. La promesa de un mundo ficticio, visto en pantallas de Tv,  araña y atrapa a cualquier mente que vive en la miseria.


 Los hechos tambien son tozudos: en los colegios construidos por la ONG Manos Unidas, los profesores son africanos,  fueron alumnos de estos centros. En los hospitales construidos por esta ONG trabajan médicos y enfermeras formados en universidades de su país. En las aldeas se trabaja la tierra; el té, el café… ofrecen vida a los agricultores. Las tierras son fértiles gracias a la construcción de presas y canalizaciones que llegan de proyectos financiados por organizaciones no gubernamentales.

El mundo necesita más gente comprometida. Compromiso con el desarrollo, no con el tráfico de personas. 
El trabajo siempre da resultados. La solidaridad bien entendida lo demuestra. Otra cuestión es que interese a algunos gobiernos.

La memoria de Manos Unidas en 2017 deja cifras para la esperanza: 6 millones de personas recibieron su apoyo.

¿Cuántos titulares han hablado de este gran logro de todos?

https://www.youtube.com/watch?v=Kjhtq2ixI0I


No hay comentarios:

Publicar un comentario