jueves, 19 de julio de 2018

Rebelarse ante palabras vacias


¿Conocen a Frederic? En Barbastro hoy lo van a conocer muy bien. La historia de este personaje divertirá y extraerá la parte más sensible de quien la escuche. Sobre todo, de los más pequeños de esta localidad oscense.


En un mundo de autopistas de velocidad, afortunadamente, muchos se preocupan porque los más pequeños se embarquen en viajes al universo de los libros. Es una actividad para pequeños de seis años, para que se acerquen a lugares que, hoy parecen lejanos: las bibliotecas.


¿Han sumado tiempo últimamente en una biblioteca?



El silencio, la presencia de los tomos, … Son lugares que nos invitan a parar el mundo y centrar nuestro aquí y ahora. No es sencillo, claro, pero si conveniente.


Conveniente cuando tantas palabras pretenden confundirnos.


Ayer, de nuevo, en el Ayuntamiento de Zaragoza se producía un hecho insólito. Dos grupos municipales querían reunirse con vecinos de Zaragoza y el gobierno municipal no cedía ninguna sala para ello. La reunión se produjo en el Hall del ayuntamiento. ¡Con la de salas vacías que habrá en una casa tan grande y de todos!


Seguramente pasear, rebelarse contra esas autopistas de velocidad que quieren controlarnos y entrar en una biblioteca como los pequeños de Barbastro, será la mejor cura para la vanidad factual.

En una sociedad líquida, recordar la sólida mirada del Principito, nos hará felices.



No hay comentarios:

Publicar un comentario