martes, 1 de octubre de 2019

Un borrón...

El mejor escribiente echa un borrón….

Si uno se detiene en los detalles, podrá observar algo que parece haber pasado inadvertido a la inmensa mayoría de zaragozanos.

Decía un gran decorador que cuando queramos ocultar un rincón poco agraciado de nuestra casa, lo mejor es llenarlo de adornos, hacerlo protagonista, que se vea tanto que nos parezca hermoso.

Así ha ocurrido en el anuncio de  unas medallas y galardones de honor. Se entregarán al inicio de las fiestas del Pilar de Zaragoza.

Son los Hijos Predilectos, Hijos Adoptivos, personas que han destacado y trabajado por la ciudad, por los zaragozanos y por el mundo. Es de destacar la figura de un militar formado en la Academia de Zaragoza. Su rápida acción salvo vidas en Mali. Extraordinario su trabajo.
A destacar también la tarea de Carmen Magallón en la ciencia, las hermanas Aleyo en pádel, La banda del Canal, Ademan o Saica.

Pero… El mejor escribiente echa un borrón…
En esta lista alguien falta por nombrar.
Una parte importante de las personas que conocen la trayectoria empresarial del innombrado, seguro abrieron mucho los ojos al conocer el reconocimiento. Revestir una acción y a una persona con titulares grandilocuentes no es suficiente para crear una historia real, piensan quienes estuvieron cerca. La verdad tarde o temprano aparece, así ocurre con los ojos del Guadiana.

Son muchos los que hoy callan, ante la nominación y entrega de un reconocimiento que bien merece un meritaje probado.

Curioso mundo esté en el que a golpe de titular, instantánea y gala, alguno se hace camino. En el que existen "empresas sociales" con poca luz, muchas sombras y dudoso fondo. ¿Qué hay realmente detrás de tantos miles de carnets?
Hace unos años la duda ya existía...obsérvese el escrito de cuatro años atrás.

https://blogmaytesalvador.blogspot.com/2014/12/a-quien-corresponda.html

Hoy el decorador contratado ha realizado un excelente trabajo.
Habría que investigar más los nombres a votar y no entretenerse tanto con los circos.

Tan solo el tiempo será juez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario