martes, 26 de junio de 2018

La niña se pregunta


Ayer de nuevo recordaba a una mujer que desaparecía hace más de siete años. Cada vez que una mujer es asesinada, a la mente de algunos aragoneses, llega el nombre de Vanesa. Seguramente muchos no recordarán a esta joven que estuvo desaparecida casi un año. Una desaparición que su familia no entendía, Ni creía.

Vanesa realmente nunca desapareció.


Fue asesinada por su pareja.

Asesinada y descuartizada.

Uno de los casos más cruentos de la crónica negra de este país. Su familia se movilizó para buscarla. Para pedir el cumplimiento íntegro de las penas llamó a los ciudadanos. La sentencia se dictó. Las penas impuestas siguen pareciendo nímias si pensamos en los detalles del caso.

Era y es una familia  rota por la muerte sin sentido. Por aquello de "conmigo o te mato".

Una niña, Libertad de nombre, se quedó sin madre.

En Zaragoza ayer  otra mujer asesinada. Otra niña que se pregunta por qué y dónde está mi madre.

Denunciar es el camino, salir de relaciones tóxicas, nadie que nos quiera nos violentará ni una sola vez de palabra o de obra. 

En el recuerdo  el caso de Vanesa Barrado.

¿Cuál es el camino para erradicar esta lacra? ¿Por qué se mata quien se dice querer? ¿Reformar las leyes? 
Son  muchas preguntas y dos niñas sin respuesta a su por qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario