lunes, 5 de noviembre de 2018

Color "Estelar"


Tres espejos, dos láminas y objetos de varios colores.
Las imágenes se multiplican cuando giramos el tubo que las contiene.
La vida se detiene, la luz nos atrapa.



Tan sencillo como mirar un caleidoscopio para que el mundo se pare y suba el nivel de nuestras endorfinas. 
Tan fácil  como poner color para cambiar el recuerdo de una familia.



Fotografía: Ismael Embid
Cada día vemos como la mentira intenta apoderarse de los valores fundamentales. Y jornada tras jornada también nos sorprenden los colores de personas que luchan por dar luz a la corriente gris que pretende absorbernos.



La abogacía se revela, en Teruel las cuestiones políticas parecen ser más importantes que un Hospital. Mientras tanto, los gorritos de colores, en los pequeños, conquistan la UCI pediátrica del Hospital Infantil de Zaragoza.



Le dice Pilar Guallar, presidenta de la Asociación Estelar**:"Cuando vemos a una persona por la calle que lleva una venda le preguntamos que le ha pasado. Una venda implica dolor o herida". Pilar vio como, poniendo un poquito de color en las cabecitas de los prematuros, la imagen y el entorno hospitalario cambiada. El recuerdo para los padres o abuelos del tiempo ganado era menos duro.

Esta iniciativa ha obtenido un premio Teaming esta pasada semana. 

"Basta una palabra, un gesto, para llenar la vida", decía Teresa de Calcuta. Y en días de intentos de hacernos comulgar con ruedas de molino, el gesto de poner color, nos da mucha vida.

Es la magia de los caleidoscopios. La fuerza de las personas con enorme sensibilidad.

2 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por tu apoyo Mayte. Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros por vuestro ejemplo y trabajo. Enhorabuena.

      Eliminar