lunes, 27 de enero de 2020

El ejemplo de los sanitarios del Mas


Tras la tempestad viene la calma. Vienen también las consecuencias que deja la borrasca. En Zaragoza no hemos sufrido los azotes de la nieve, la incomunicación, la falta de luz o de teléfono.

Si lo han padecido en pueblos en los que, los propios médicos tuvieron que comprar una tarjeta de teléfono para conectarse con los pacientes. Es el caso del centro de salud de Mas de las Matas.

Otros estuvieron incomunicados por la nieve más de tres días. Las "competencias" deberían organizarse para que ninguna quitanieves se quedase a 500 m de una población por ser responsabilidad de otra administración.

Localidades en las que, enormes postes de luz se doblaron y cayeron como si estuviesen hechos de un material inconsistente. Es el caso de Ariño, sin luz durante cuatro días, estando a pocos kilómetros de la central térmica de Andorra.

Todos estos casos parecen extraños en esta sociedad digital. Es cierto que ha sido una gran borrasca, con nieve en alturas que no se conocían, pero alguien tendrá que dar explicaciones a los vecinos de estos pueblos pequeños que "pagan los impuestos como los demas".

Pero ¿porque todo es tan frágil en un mundo en el que virtualmente lo podemos todo?

Sin luz, un ordenador malamente funciona y, en esta época en la que todo está informatizado, un centro de salud se bloquea.

En días así los afectados volvieron a lo que nunca falla. Abrieron de nuevo sus chimeneas y encendieron la lumbre para superar a gloria.

Esto desde luego nos enseña una gran lección: nunca estamos por encima de nada ni de nadie y menos de la naturaleza. Sabia naturaleza que nos pone en nuestro lugar.

¿Hablando de estar...? se presentará el polémico libro de Cristina Seguí en Zaragoza? ¿Cómo andarán los permisos para presentar libros en el teatro Principal? ¿Se revisarán también las peticiones visto bueno para celebrar galas benéficas de fundaciones y actos similares?

A veces nos da temor dar pasos, por aquello del qué dirán, sin pensar que lo contrario de la valentía es la conformidad.

Para avanzar y procurar un mundo más plural dar pequeños pasos nos hace más libres. La conformidad nunca ha hecho avanzar a nadie.

El ejemplo del personal sanitario de un centro de salud en Teruel, actuando con valores por encima de los de las administraciones, nos da fuerza para ser valientes.
Enhorabuena a la doctora Pilar Borraz y todo el equipo por su paso inconformista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario