lunes, 23 de marzo de 2020

Nuestra responsabilidad


Al iniciar el camino la actitud ante el objetivo por alcanzar nos invade de optimismo.

Al pasar las horas, el cuerpo va notando el primer cansancio. Hay dias en los que el sendero se torna mas duro, parece que el repecho no nos dejará llegar a la meta.

Los peregrinos saben que hay “algo” que supera al cansancio, al dolor de las ampollas, a la falta de fuerza… Hay una energía que relanza los pies.

¿Dónde nace esa energía? ¿Dónde el combustible para continuar?

Santa Teresa hablaba del poder del amor, de la sonrisa de los que te acompañan en la vida y sobre todo del amor que uno mismo regala a los demás. Y ese es el elemento que aúpa a los seres humanos en los momentos más duras.

Estos dias de confinamiento son como un largo Camino a Santiago, Finisterre y Muxia. Hallamos etapas llanas, empinadas, soledad, compañía, sentido del humor y enfados, sin dejar de caminar.

En esta situación excepcional tenemos por delante tres semanas mas para conocernos, ser generosos, reír, llorar, acompañar y que nos acompañen.


Buscar, tal vez, el compromiso con los que están luchando contra el covid19 en primera línea será un revulsivo. 

Tambien, ahora que tenemos tiempo, realizar un sencillo ejercicio nos ayudará a no dejar en el olvido a todos aquellos que están sufriendo esta crisis sanitaria en primera persona.

Podemos tomar un cuaderno y un lápiz e ir anotando todos aquellos detalles en positivo y negativo de la gestión que el Gobierno de España está realizando en esta situación excepcional. Podemos anotar cuanto tiempo se pierde en cada discurso en duplicar “os-as” innecesariamente, en decir compatriotas en vez de españoles, en cuanto se utiliza el presente o el futuro de los verbos… nos son detalles baladíes.
En estos dias en los que hemos ralentizado nuestra vida no hay excusa para la reflexión profunda. ¿Donde están las mascarillas? ¿la previsión ante el ejemplo de China o Italia? ¿las advertencias de la UE?

Los ciudadanos tenemos la responsabilidad de quedarnos en casa, de apoyar a nuestro sistema de salud, a los que se están jugando la vida por nosotros, de llevar mas cariño que nunca a los mayores que han construido este país…

Una de nuestros tributos también, por todos ellos, será el de dejar aflorar el espíritu crítico. Nuestra obligación pasa por buscar la verdad de cada paso que se ha dado. Habrá que ir más alla  de la incoherente verdad que nos venden en ruedas de prensa con preguntas "cómodas", filtrando a médios "incómodos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario